Domingo, Diciembre 15, 2019
   
Text Size

Distinguen a universitario con el Golden Bracket Award 2013

“Más que trabajar con los dientes, los odontólogos tenemos la obligación de mejorar la calidad de vida y el aspecto de nuestros pacientes”, dijo Luis M. Costales Lara, alumno del Posgrado de la Facultad de Odontología (FO) de la UNAM, galardonado con el Golden Bracket Award 2013 de 3M.

Su trabajo Asimetría facial severa en paciente clase III, tratamiento ortodóntico-quirúrgico, fue premiado en la categoría de Caso Clínico en el certamen nacional que reunió a estudiantes de posgrado de 18 universidades del país. Por segundo año consecutivo, la facultad obtuvo el sitio de honor.

El universitario representará a México y a la UNAM a nivel regional en el Golden Bracket Award Latinoamérica, competencia que convoca a jóvenes inscritos en el nivel de estudios referido, en universidades de Colombia, Chile y Brasil.

El caso

En su estancia en el Departamento de Ortodoncia del Posgrado de la FO, llegó a sus manos la situación de Raúl, un joven con problemas para masticar por el crecimiento exagerado y asimétrico de su mandíbula, complicado por un maxilar corto.

“Atendemos gran número de discrepancias bucales que requieren tratamientos complejos, inter o multidisciplinarios. En este caso, era necesaria una intervención ortodóntico-quirúrgica”, mencionó Isaac Guzmán, académico de la entidad universitaria, quien asesoró el trabajo galardonado.

Para lograr el mejor pronóstico, fue necesario un diagnóstico preciso, planificación específica y trabajo conjunto con el Departamento de Cirugía. Al publicarse la convocatoria del concurso, el caso estaba casi concluido y arrojaba resultados óptimos, compartió.

Cambio de perspectiva

Costales Lara recordó que al llegar a consulta, Raúl estaba consciente de que debía someterse a una cirugía por la gravedad de su maloclusión. Esto facilitó el tratamiento, dividido en tres fases y que requirió 21 meses de atención: en la primera, se colocaron brackets y se extrajeron dos premolares para alinear las piezas y mejorar el arco bucal.

Después, fue necesaria una tomografía en tercera dimensión para diagnosticar la discrepancia dentoesquelética y preparar la intervención quirúrgica requerida. La FO cuenta con equipo de avanzada para estos estudios, subrayó.

En la operación —a cargo de Juan Carlos López Noriega y Carlos Acosta Behrends, del Departamento de Cirugía Maxilofacial del Posgrado de la entidad referida— se realizaron cortes en el maxilar, para después avanzarlo cuatro milímetros. Una vez fijo, se escindieron fragmentos de la mandíbula, para retrocederla siete milímetros y embonar las piezas dentales, a fin de lograr una oclusión óptima.

En la tercera fase, continuaron los procedimientos de ortodoncia para controlar la musculatura facial del paciente. Al determinar que la oclusión era más estable, se retiraron los elásticos y aparatos.

Después de 21 meses, el rostro de Raúl se transformó al desaparecer la desviación de la mandíbula y consolidar un maxilar que ya no se veía pequeño. Su perfil presentaba un cambio radical: por fin sonreía, feliz con su nuevo aspecto.

“Aparte de lo físico, ayudamos a cambiar la perspectiva que tenía de sí mismo. A lo largo de un año nueve meses mejoró su autoestima; hoy es una persona nueva”, compartió el joven, originario de Ecuador.

El siguiente paso es participar en el Golden Bracket Award Latinoamérica, que reunirá a estudiantes de posgrado de Chile, Colombia y Brasil. Además, el caso fue presentado en un congreso organizado por la Asociación Americana de Ortodoncistas, en Filadelfia, Estados Unidos.

Infancia es destino

Durante su niñez, en la ciudad ecuatoriana de Riobamba, la “Sultana de los Andes”, Luis Costales eligió dedicarse a cuidar la salud bucal, como su padre. “Siempre lo admiré por su profesión y me daba orgullo decir que con su trabajo ayudaba a los demás”, compartió.

La carrera de Cirujano Dentista la estudió en la Universidad Central del Ecuador, donde recibió clases con profesores formados en la UNAM. “Es la mejor de Latinoamérica, por tal reconocimiento decidí hacer el posgrado aquí, por mi propia cuenta”.

Al respecto, Isaac Guzmán destacó que el Posgrado en Ortodoncia de la FO dura tres años, para garantizar una preparación adecuada que no termina en las aulas. Desde el primer año, a los estudiantes se les insiste en la relevancia de la actualización y preparación continuas, por la evolución de los tratamientos y la tecnología.

En cada caso atendido, se les inculca la importancia de ofrecer a los pacientes un trato humano y no quedarse en lo técnico.

En tanto, Luis Costales adelantó que planea publicar en revistas de la FO casos que representen nuevos retos. En el concurso participaron 18 universidades del país y la UNAM volvió a ganar el primer lugar.

“Sólo contribuimos a mantener la posición que a nuestra casa de estudios pertenece”, concluyó.

Grilla en el Poder

Suscripción Online Suscripción Online

Gobierno del Distrito Federal

Suplemento Semanal

Restaurar Portal