COLUMNA DEL SENADO: María Elena Barrera
Miércoles, Agosto 22, 2018
   
Text Size

COLUMNA DEL SENADO: María Elena Barrera

*Severos trastornos mentales

Los trastornos mentales y conductuales se consideran padecimientos que se caracterizan por alteraciones de los procesos de pensamiento, de las emociones o del comportamiento, asociadas con angustia personal o con alteraciones del funcionamiento.

Para mejorar la vida de las personas con trastornos mentales deben implementarse políticas, planes y programas que permitan otorgar mejores servicios.

En el contexto de la región de las Américas y del Mundo, los trastornos mentales constituyen un serio problema de salud pública con un alto costo social, que afecta a las personas sin distinción de edad, sexo, nivel socio-económico y cultural.

En términos epidemiológicos, la salud mental participa en la carga global de las enfermedades con alrededor de 12%; afecta hasta 28% de años vividos con discapacidad y constituye una de las tres principales causas de mortalidad entre las personas de 15 a 35 años sobre todo teniendo  como principal causa el suicidio. Las evidencias mundiales dan cuenta que no hay salud, sin salud mental. 

En el marco de la iniciativa 2000 de la Organización  Mundial de la Salud en Salud Mental, se realizó la última  Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en el año 2003,  obteniéndose los siguientes resultados:

El 28.6% de la población presentó alguno de los 23 trastornos de la Clasificación Internacional de Enfermedades alguna vez en su vida, el 13.9% lo reportó en los últimos 12 meses y el 5.8% en los últimos 30 días.

Por tipo de trastornos, los más frecuentes fueron los de ansiedad, seguidos por los trastornos de uso de sustancias y los trastornos afectivos.

La ansiedad de separación y el trastorno de atención son los dos padecimientos más tempranos; la fobia específica y el trastorno oposicionista, aparecen después. Para los trastornos de la vida adulta, los de ansiedad se reportaron con edades de inicio más tempranas, seguidos por los afectivos y por los de uso de sustancias.

Solamente uno de cada 10 personas con un trastorno mental recibieron atención, sólo uno de cada 5 con dos o más trastornos recibieron atención, y sólo uno de cada 10 con tres o más trastornos obtuvieron atención.

Se cuenta con 544 establecimientos de salud mental ambulatorios que ofrecen atención a 310 usuarios por cada 100,000 habitantes, en contraste con los hospitales psiquiátricos que atienden a 47 usuarios por cada 100,000.

La mayoría de los pacientes son adultos; la población de niños y adolescentes asciende a 27% en unidades ambulatorias y a 6% en hospitales psiquiátricos.

Estas cifras resultan preocupantes si consideramos que la edad de inicio de la mayoría de los trastornos psiquiátricos se encuentra en las primeras décadas de la vida, en la cual se señala que el 50% de los trastornos mentales inician antes de los 21 años de edad.

Los trastornos más recurrentes entre adolescentes son problemas de aprendizaje, retraso mental, trastornos de ansiedad, déficit de atención, depresión y uso de sustancias, así como intentos de suicidio. 

Los resultados de la  encuesta resultarán muy útiles para involucrar a los usuarios, familias y otras partes interesadas en la promoción, prevención, atención y rehabilitación de la salud mental.

La información actualizada, veraz y oportuna es una de las mejores herramientas para la mejor instrumentación de reformas y políticas públicas que respondan a las necesidades de la población mexicana y que den resultados frente a las principales problemáticas ocurridas en el sector.

Grilla en el Poder

Suscripción Online Suscripción Online

Gobierno del Distrito Federal

Suplemento Semanal

Restaurar Portal