Sábado, Abril 04, 2020
   
Text Size

CIEGO HISTRIONISMO: Ángel Pujalte Piñeiro

*“Orientando con veletas”

Muchos economistas y articulistas actuales solo distinguen “tendencias”. Confunden a la brújula con la veleta, desconocen los mapas, carecen de conocimientos  de orientación y navegación pero en su extravío se asumen como guías, en un juego que solo ambiciona corretear corrientes de aire y oleaje, sin importar a donde conduzca.

Son semidioses, que están fuera del tiempo y el espacio. Para ellos no existe el pasado ni el presente, ni toman en cuenta la situación material en las premoniciones fantásticas de un futuro sin pies ni cabeza. Inconscientes que pretenden lucirse sin informarse, estudiar ni pensar, solo traduciendo textos “actuales” de autores foráneos. De los que, como buenos “piratas”, copian las faltas de ortografía, nula lógica, superficialidad, infortunio y hasta, quizás, su mala fe.

Sin tomar en cuenta a pensadores que no voltean a ver y a los que solo les verían los zapatos: como a Fernand Baudel, que aclaró que: “(…) las grandes partidas de la época actual se jugaron, ganaron o perdieron, en el pasado”. En nuestro caso, nuestra situación material, es rígido corsé, que solo permite movernos en la forma y con los alcances configurados hace 500 años.

Tampoco saben ni entienden a las fuerzas que influyen en el juego empujándolo en una u otra dirección, por más que ejecutan jugadas que se cantaron hace no tanto. Como las que Halford Mackinder expuso en 1904 y con las que inició la escuela del poder terrestre. Complemento de la talasocracia, a la que tampoco hay que perder de vista. O las que Nicholas J. Spykman planteó antes de la segunda Guerra mundial y que explican la situación actual en medio oriente y China.

Y en esa ceguera, hacen y repiten un superficial recuento de las “veces” en las que se “avizoraba” la decadencia y caída del imperio y el surgimiento de otra “potencia” que ocupe el lugar de líder, que va a quedar vacío. Extraviados entre “vertiginosos nuevos rumbos” y “cambios en el empleo”, en los que en vez de profundizar, dogmatizan, o repiten credos que son consignas.

Así declaran que antes de 1800 “no existía el empleo”, cuando ya se sabe que las pirámides egipcias no las construyeron esclavos. Lo que no había era la concentración y encierro masivo de personal entre muros. Y diagnostican “tendencias” con voz de oráculo sin darse cuenta que solo relatan protagonismos de marionetas en un teatro guiñol. En que actúan Japón, Europa, China, Medio Oriente, el BRIC (Brasil, Rusia, India y China), como parte de un elenco cambiante e interminable. En el que la constante es pronosticar la desaparición del titiritero. Sin tener la agudeza de percatarse que es el único, que aunque escondido, todo lo que puede, es el único que de una forma u otra participa en todo y a todo lo largo, de todas las “representaciones”.

Que siempre son variaciones del mismo cuento del lobo que convencía a unas gallinas, que el cielo se caía en pedazos, para que corrieran a refugiarse a una cueva, donde se las comía. Pero en vez del cielo que se cae en pedazos, la motivación consiste en “aprovechar el nuevo escenario”. Y el boleto para competir consiste en hacer cambios que beneficien al titiritero. Trampa para la que solo se debe enfocar la evolución del PIB, soslayando la distribución del mismo.

Lo curioso es que no les preocupen las razones o causas por las que aparecen y desaparecen los héroes y villanos o crecen y decrecen los roles y protagonismos. Pero ¿Qué esperar de cuentacuentos que ni siquiera se percatan o les interesa para quien trabajan?, porque no creo que el titiritero les pague a los paleros, de los que aprovecha su lego histrionismo.

*Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica. 

Grilla en el Poder

Suscripción Online Suscripción Online

Gobierno del Distrito Federal

Suplemento Semanal

Restaurar Portal