COLUMNA DEL SENADO: María de los Ángeles Verónica González

Escrito por María de los Ángeles Verónica González el . Publicado en Columna del Senado

*Hacia los derechos plenos de la mujer

Este año es fundamental en el camino de las mujeres a los derechos plenos, porque hace 100 años tuvo lugar en nuestro país el primero Congreso feminista, en él nuestras mujeres lucharon porque tuviéramos igualdad de derechos políticos.

Recién fue el Día de la Mujer Trabajadora, el 8 de marzo conmemoran luchas laborales, conmemora episodios trágicos pero también representa el marco en que comenzó a demandarse el sufragio realmente universal para todos y también para todas las ciudadanas.

Estos hechos ya tienen un hecho y más, y por eso conmemoramos la persistencia de las luchas, por eso este día debe servirnos para tomar nuevos bríos en el recorrido hacia una autonomía efectiva.

Es así en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora que discutimos este dictamen, en ese sentido tenemos que seguir en la lucha por quienes están más marginadas entre ellas, uno de esos sectores son las trabajadoras del hogar.

Generalizo en femenino porque se trata de una situación muy mayoritariamente femenina, hay 189 mil 452 hombres en esta condición, mientras su equivalente femenino cuenta con el número de un millón 991 mil 646 mujeres.

En México 2.2 millones de personas se dedican al trabajo del hogar y debido a las condiciones de desempleo persistentes en el país estas personas se ven obligadas a aceptar las condiciones y paga que dicte su empleador.

Frente a la vulnerabilidad y discriminación que enfrentan las trabajadoras del hogar durante la centésima conferencia nacional del trabajo, celebrada el 16 de junio del 2011, la Organización Internacional del Trabajo adoptó el convenio 189, el cual contiene  los siguientes derechos:

Libertad de asociación y libertad sindical; libertad de cualquier trabajo forzoso; eliminación del trabajo infantil; eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación; una protección efectiva contra toda forma de abuso, acoso y violencia, salarios en efectivo a intervalos regulares y como mínimo una vez al mes; un entono de trabajo seguro y saludable.

Este convenio fue ya suscrito por 22 países y es definitivamente una asignatura pendiente que no debe de quedar así.