Imprimir

CRIMEN: Ángel Pujate Piñeiro*

Escrito por Ángel Pujate Piñeiro* el . Publicado en Nuestros Columnistas

*PEMEX y los astilleros

Continúo el corte de caja al inicio de año, destacando que sin darnos cuenta nos anticipamos al crimen que cometió PEMEX con la compra de un astillero gallego.

Desde el 15 de noviembre de 2012, Grilla en el Poder me publicó un artículo cuyo tema principal era: la riqueza, como se crea y su relación con los recursos naturales. Sin ser invitado principal pero si un ejemplo muy claro, el artículo derivó en la traición que PEMEX cometió a los Astilleros Unidos de Veracruz y el insondable daño que le causó al país.

En aquella ocasión lo que trajo a colación a PEMEX, fue su obsceno intento de comprar flóteles a un proveedor extranjero (que de ser el mismo, algo esconden), ya que esa “ayuda” en calidad de rescate a una empresa extranjera, es un acto que resulta muy grave, después de verlo a la luz que PEMEX fue el que hizo quebrar a los Astilleros Unidos de Veracruz. Que traicionó a la nación entera al tirar por la borda todos los recursos que se invirtieron en la construcción de la obra civil y a los que se les debe sumar todo lo que el país había invertido en capacitar y habilitar al personal que iba a operarlo.

Personal que iba a estar ocupado haciendo cosas buenas, útiles y valiosas, creando riqueza para el país. ¿Y hoy que son? ¿Dónde se está contabilizando esto?

Cifra a la que encima también se le debe agregar el daño a todas las cadenas de valor que iban a derramar sus beneficios económicos sobre incontables familias mexicanas distribuidas desde el puerto de Veracruz hasta el puerto de Lázaro Cárdenas.

Gente que también iba a estar ocupada haciendo cosas buenas, útiles y valiosas, creando riqueza para el país.

¿Cuantos hoy son templarios o golfos o pacíficos, de esos que no lo son tanto? ¿Dónde se está contabilizando esto?

Ninguno de estos hechos y menos su peso y valor monetario y en el impulso y orientación al rumbo de la evolución social, es considerado por los economistas modernos. Y menos por los gubernamentales. Y esa es la diferencia entre un técnico y un estadista.

Y por supuesto mucho menos por los apologistas del imperio o de su caballo de Troya “El TLC”. Los que desorientan y desinforman pregonando que ya no vamos a necesitar trabajar, que todos disponemos de más comida y que hoy todos vivimos mejor que hace 40 años.

A continuación esta la liga de aquélla entrega, para el que quiera revisar y constatar: la puntería, seriedad y solidez

SAPERE AUDE, 15 de noviembre de 2012, “simplificaciones que sesgan el entendimiento”.

http://www.grillaenelpoder.com.mx/edicion/index.php?option=com_content&view=article&id=12875:sapere-aude-angel-pujalte-pineiro&catid=46:columna&Itemid=68

*Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.