Imprimir

DEJA VU: Ángel Pujalte Piñeiro

Escrito por Ángel Pujalte Piñeiro el . Publicado en Nuestros Columnistas

*Construcciones corruptas

La conferencia de prensa que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dio sobre la fuga de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias el “Chapo”, fue un Deja vu.

El primero y único argumento es que: “el Centro Federal de Readaptación Social número uno, Del Altiplano, opera bajo estricto cumplimiento de los protocolos de seguridad y los estándares internacionales requeridos en los penales de máxima seguridad. Este penal está certificado y cuenta con las condiciones físicas de operación y servicio establecidas por la Asociación de Correccionales de América.

Que resulta el mismo que el de los “servidores públicos” que construyeron la Línea 12 del Metro. Metodología, procedimientos y protocolos son equivalentes. Como estándares con especificaciones. Y tanto la Línea 12 como el penal del Altiplano estaban certificados por supuestas instituciones de “altos vuelos”. Pero reprobaron el examen del único legitimo y auténtico sinodal verdaderamente autorizado, el mundo real.

Lo que señala una grave y extendida deficiencia conceptual de nuestros gobernantes. El creer que los métodos, procedimientos, protocolos, estándares, especificaciones, certificados, equipos y maquinaria funcionan solos y son infalibles. Que contar con ellos hace que ya no importe quien dirija ni quien opere. Son algo mágico y maravilloso gracias a lo cual ya no es necesario nadie inteligente ni preparado y menos pensante, porque todo lo subsana ese conjunto de instrumentos tangibles, intangibles y documentales, todo ese software y hardware.

No quiero espantar pero el equivalente en otro campo, que muestra la generalización de la enfermedad, son los cacareados “fundamentos macroeconómicos”.  No solo la seguridad y la infraestructura física del país son fronteras de contacto de la sociedad con el mundo real que nuestro gobierno ha encomendado su administración a inanimadas y ciegas momias, tangibles e intangibles, sino que también la economía del país depende de espantapájaros. El cuadro de la administración pública del país es el de una naturaleza muerta.

Los resultados que el país obtiene: pobreza, atraso, estancamiento, inseguridad, resultan de que ninguna frontera de contacto de la sociedad con el mundo real la administre un ser vivo, alerta, preparado, inteligente y pensante. Alguien atento a ajustar momento a momento, las variables de la sociedad que son controlables, para contrarrestar las desviaciones que producen las variaciones del mundo real que son incontrolables.

Alguien que como un marino pone sus cinco sentidos, capacidad, conocimiento y experiencia en mantener la proa del barco orientada al destino que la conveniencia predeterminó, para lo cual ajusta momento a momento el ángulo y tensión de las velas y del timón, para corregir las desviaciones que causan el vivo, impredecible e incontrolable movimiento del viento, oleaje y mareas.

En vez de eso, el Presidente Enrique Peña Nieto y una multitudinaria comitiva inconscientes a que el país deriva al garete conducido por espantapájaros, disfrutan del tour y cuerpeada que les brinda Francia en agradecimiento por la liberación de la secuestradora Florence Cassez. Que es lo único interesante, ya que los intercambios económicos de Francia con México, no llegan ni al uno por ciento. Por lo que de las justificaciones son coartadas baratas y pretextos endebles.

Desconociendo que al reconciliarse los Estados Unidos con Irán le van a levantar el embargo, lo que para nosotros quiere decir que una vez más, con todo y el cacareado presupuesto base cero (otro espantapájaros) la planeación del país seguirá pasando de cuentas alegres a ajustes a la baja. Porque el levantamiento del embargo a Irán anuncia la caída de los “altos precios” del petróleo que actualmente disfrutamos, ya que Irán va a inundar el mundo con el suyo. Del que tiene tres veces lo que México.

El espantapajarismo gubernamental además democratizó la corrupción. Que es como el sector público interpreta la “democratización de la productividad”. El argumento que la corrupción es cultural además de echarles la culpa a las víctimas, a la sociedad, implica creer que las momias no funcionan por la inmoralidad de los empleados. Que cuando los ratones, aunque no los cuide ningún gato, dejen de divertirse, dejen de ser corruptos, o productivos para sus propios intereses (imitando a los jefes), entonces los espantapájaros van a funcionar.  Lo que es otra inocentada novedosa ya que en la corrupción de antaño solo robaban las cabezas y no dejaban que los de abajo hicieran lo que quisieran.

Los servidores públicos han tratado de organizar al país para que opere solo, sin que les quite tiempo ni los distraiga de sus asuntos particulares. Vamos a ver que hacen ante la evidencia de los hechos, ante la reprobada del mundo real, el país se les desmorona en las manos y todavía no se presenta el tercer informe de gobierno. No se sabe cómo vamos a sortear los temporales que ya se ven venir ni las condiciones en las que va a acabar el sexenio ni lo que dirá el último informe.

P.D.

Otra cereza en el pastel de Peña Nieto, su Línea 12 será el nuevo aeropuerto. Imaginado por el mayor artífice de aeropuertos del mundo. Proyectado y diseñado con los estándares más excelsos del mundo, construido por las empresas más chuchas cuereras con las especificaciones más eximias del planeta y certificado por la asociación más eminente en materia de aeropuertos, equipos y maquinaria.

Pero que por capricho político se va a ubicar en el peor lugar del planeta para construir cualquier cosa. Cuanto más un aeropuerto. No solo por el subsuelo. Que hace una mentira afirmar que el aeropuerto actual cuenta con dos pistas. Ya que cuando una opera a la otra se le debe dar mantenimiento y cuando entra a operar la que se le acaba de dar mantenimiento, se le debe dar mantenimiento a la que operaba. Y así se van alternando.

Para acabarla de amolar se le encargo resolver la cimentación a los más incompetentes. A los especialistas de especialistas de los Institutos de Ingeniería. Que nunca han construido nada y han clausurado todo contacto con el mundo real. Ratones de biblioteca y gabinete expertos en momias y espantapájaros, teorías y metodología. Para ellos cualquier barrabasada la hacen posible sin importarles lo que cueste materializarlo, hacerlo funcionar y mantenerlo operando. Ya que eso es de otra especialidad que no les compete.

Menos se percatan que va a ahondar el centralismo y propiciar el crecimiento de la congestionada y aglomerada mancha urbana, que más precaristas vengan a asentarse en los cinturones de miseria en la Cuenca de México a engrosar la economía informal, que complique la movilidad y productividad de la zona y desequilibre aún más la distribución poblacional en el territorio y el desarrollo económico en el país. En franca violación al Artículo 27 Constitucional.

Otra perla en el tintero es el argumento para no renunciar del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Sus lambiscones o superficiales lo consideraron solido y contundente. “Las crisis no son para renunciar sino para enfrentarlas”. Que valiente para unos, para otros cínico y desvergonzado.

Según Ortega una crisis es lo que nos pasa, cuando no sabemos lo que nos pasa. Y lo único que dejan claro las conferencias y declaraciones es que tienen más puntos ciegos, que los que tenía la cámara en la celda del Chapo. La información es control y el control es poder. Sin información no hay control y sin control no hay poder. Lo que lleva a pensar en la naturaleza y espacio del poder que tiene nuestra clase “política”. Porque de los asuntos y responsabilidades sociales que se echan encima no saben nada, por lo que no controlan nada y por tanto no tienen ningún poder. 

Lo que no es un problema particular de Miguel Ángel Osorio Chong, sino de toda la clase política. Gracias a la calidad de la misma, la competencia política en el país no es de habilidad y capacidad, sino un juego de azar e intriga. El problema de Osorio Chong es la mala suerte y sus cuates. Y el merito de los que no les ha salido bola negra y no lo hacen leña, es pura buena suerte. Pero la ruleta sigue dando vueltas con muchas bolas jugando y faltan muchas manos.

https://angelpujaltepineiro.wordpress.com/ , Autor de: La infracultura en la construcción, La anomia, Disección de la Ley de Obras Publicas y Servicios Relacionados con las Mismas, ¿A dónde Vamos, México? ¡Fe de Erratas del Desarrollo Nacional! y en proceso de publicación: El descalabro de la razón, La hermana perversa de la Ingeniería Civil y Recensión metafísica.